jueves, 10 de julio de 2008

El abrazo perfecto

La búsqueda del abrazo prefecto es la razón por la que bailo tango. La razón por la que, todas las noches, me interno en el oscuro mundo de la milonga.

El abrazo del tango justifica que se lo baile. Hay hombres de cuyo abrazo es casi imposible separarse. Su torso entra en el nuestro y no podemos zafar de ahí. Podríamos quedarnos horas contra ellos, en el medio de la pista, incluso sin movernos, sin bailar, sintiendo los latidos de su corazón. Esos hombres bailan con su abrazo.
Allí estamos, entre sus brazos, y no entendemos muy bien lo que nos pasa. Cerramos los ojos, sentimos nuestros pechos encastrados y sólo eso nos vuelve locas. Entendemos la fusión del átomo.

Visto de afuera, parecemos inmóviles. Pero en el seno de ese abrazo, se produce una danza alucinante, una multitud de chispas en cada pedazo de nuestro cuerpo, una sinapsis de epidermis. Sentimos ese intercambio microcóspico, que sólo él y nosotras podemos percibir, esos movimientos de nuestras células que se abrazan, se golpean, se acarician.

Eso es, para mí, el tango. Y por eso me hice adicta.

Necesitamos ir a bailar todas las noches en busca de ese abrazo perfecto que sólo durará tres minutos, el tiempo de un tango. A veces, por más que busquemos horas y horas, no hallaremos nada. Volveremos a nuestra casa frustradas y con la sensación de haber perdido el tiempo. Pensaremos en regresar a la noche siguiente con la esperanza de encontrarlo.

Pero si descubrimos ese abrazo conmovedor, entonces al regresar a nuestra casa pensaremos en regresar a la noche siguiente para volver a encontrarlo.

Pase lo que pase, a la noche siguiente, allí estaremos, en el borde de la pista, en busca del hombre que sabrá penetrar nuestro cuerpo a través de su abrazo.

PD para los mal pensados: loco, no estoy hablando de otra cosa que del abrazo.
.

13 comentarios:

Tanguillo dijo...

"El tango es un abrazo que camina", escuché por ahi, y es la pura verdad.
El abrazo es la quintaesencia de este baile. Es la fuente casi primordial del disfrute, casi más que el movimiento.
O por lo menos asi lo entienden los milongueros, y por eso se quejan y reniegan cuando ven a esas parejas en las milongas bailando con pasos complicadísimos a medio metro de distancia. Si, es divertido, pero no es profundo, ni íntimo. Y si no tenés eso te estás perdiendo gran parte de la belleza del tango
Pero que lindo post milonguera!
Un besote!

Johanna dijo...

Que maravilloso! Mil gracias por ponerlo tan elegántemente.

Una Milonguera dijo...

Y encima anoche, después de publicar esta entrada, estuve bailando dos (2) horas sin parar con uno de los tres o cuatro abrazos que inspiraron mi texto...

Felicidad pura. ¡Gracias Negro!

Tango Padawan dijo...

Maravilloso.

francisco dijo...

Milonguera: A qué voy a la milonga? me preguntaba y tus reflexiones me ayudaron a encontrar la respuesta: a encontrarme en el otro.Me gusto mucho tu artìculo, me gustó....

Michelle Aslanides dijo...

Que lindas imagenes, Milonguera... dan ganas de ir ya mismo a bailar y probar esas sensaciones que describis! Me voy a ir a la milonga de la Rue de Temple, te parece? Conoces las Milongas de Paris? Cual me recomendas?
Un besote
Michelle

Una Milonguera dijo...

Lamentablemente no conozco las milongas de París. A la única a la que fui fue precisamente a la de la Rue du Temple. Una ambientación original, dos pistas de baile con piso agradable, gente copada, me gustó.
¡Qué bueno que te animes a ir a milonguear!

Augusto dijo...

Me gusto el articulo, hasta me hizo volar un poquito trayendome imagenes dentro de la pista.
Con el PostData baje, de golpe, a la realidad.
Fue gracioso, creo que igualmente no hacia falta la aclaraciòn.
Saludos!

Roxana dijo...

Soy de Salta pero vivo en Córdoba, me identifico con lo que escribis.Me gusta y gustó muchisimo.Todo. Hace seis años que me hice adicta.Ahora soy adicta a esta pagina.

Rachel dijo...

This is a wonderful posting Milonguera!
I agree, that's also my meaning of tango..in search for a perfect hug. My perfect tango is motionless,and to feel the heartbeat and to smell the breath of my partner, who is transparent on the dance floor...
You reminded so much of my very first feeling of a perfect hug with an Argentine in Buenos Aires 2 years back, that was in San Telmo a little dark back street tango bar, a place of emotional itimacy. there was only two customers that night, the other one was a man. i instinctly realised Tango is going to fill up my life in the next 50 years. yes, that was him, a sensual argentine musician brought me into Tango..an 100% irrational addiction.

Like many of you I have that experience we both so comfotable with the embrace, me inside feeling so sad as the song has to ended, we tried to freeze the clock by keep eyes closed and remain motionless with our embrace as the music stop..and we patiently wait till the next song start so continue our subtle movement...

Any of my attempt in the past to describe this feelings has failed, and I am so afriad to put it in word that i would distort its meaning...
Thank for sharing such wonderful inner feelings! keep up your good words everyone!
Un beso las mas grande
Rachel
Sydney

Ana Saraiva dijo...

Muy lindo y muy muy verdadero! No es facil poner en palabras El A!
Te felicito!

Ana

Giorgio dijo...

He leido y releido esta entrada varias veces, y cotejado con otros articulos de distintas mujeres que escriben sobre el tango y en particular el abrazo y me impresiona que todas tengan esa sensacion. Parece que el hombre esta mas ocupado en pensar el baile, la coreo, llevar a la mujer y en cambio ella esta mas libre para sumergirse en el abrazo. Muchas veces percibo que mi pareja esta copada con el baile, y me parece maravilloso poder bailar de manera de hacerla sentir asi.-

Anónimo dijo...

No es algo solo de la mujer. Es el motivo por el que bailo: para encontrar otras mujeres con las que me pasa eso. Son contadas con los dedos de la mano y no creo que tenga que ver con si baila bien, sino con lo mismo que sucede cuando alguien te cae muy bien... es como el aforismo: hay química y punto.

Un hombre.